jueves, 6 de octubre de 2005

La ilusión del comienzo

Ha sido hoy el esperado primer día para todos aquellos que quisieron estudiar bellas artes en Málaga. La misma decana comisaria ha llevado a cabo la presentación del espacio que ocuparemos los alumnos de bellas artes. En cuatro meses ha creado una facultad aunque ella insista en que somos nosotros a partir de ahora quienes realmente compondremos y sacaremos a flote el proyecto.
Provisionalmente se nos han asignado espacios en el aulario Severo Ochoa. El aula 12 para las escasas asignaturas teóricas, y toda una planta baja para el taller de pintura, escultura y hasta aula de informática. Cada uno de nosotros tendrá su propia mesa, silla y caballete, e incluso ordenador compartido con un compañero. Estaremos en ese espacio este año como mínimo, el siguiente curso no se sabe dónde se hará; aunque algunos periódicos osen afirmar los rumores que se llevan sucediendo desde el curso anterior.
No se saben los horarios, e incluso las clases tardarán en empezar unos quince días. Durante este tiempo un arquitecto (cuyo nombre no recuerdo) nos dará un cursillo en el cual remataremos el que será nuestro espacio para el año que acaba de comenzar.
Sufriremos las injusticias de ser los primeros, pero también disfrutaremos todas las ventajas, que según afirma Carmen Osuna, son mucho mayores. La decana nos ha enfocado el proyecto como algo en grupo, creado por todos y entre todos.
Ha sido una suerte para los que terminamos bachillerato e hicimos selectividad en invierno pasado que Bellas Artes en Málaga comenzara justo en el curso 2005-2006. Muchas personas no tuvieron esa suerte por lo que existe una gran diversidad de edades en el grupo, habiendo gente de más de cuarenta años. Esto quizás será un factos que individualice el grupo, o bien que lo fragmente en subgrupos: los de 18, los de más de 25 y los mayores de 40... es broma... ¬¬
pero lo cierto es que cuando entré en la clase parecía que iba a tener de compañeros a pintores y escultores frutrados que terminaron estudiando abogacía y ahora quieren realizar su sueño. Pero me alegro por ellos, por que también ellos disfrutarán que por fin Málaga tenga Facultad de Bellas Artes!


Esto es lo que tenemos por ahora en la web: Facultad de Bellas Artes

2 comentarios:

Cloud dijo...

Debe ser curioso tener en tu clase a gente tan adulta. Verles suspender debe ser como ver suspender a tus padres.
Que la ilusión no se acabe!

Julio dijo...

Cuando yo comencé en la facultad de Psicología también había gente de más de 40, y muchos de más de 25, aunque es cierto que la mayoría rondábamos los 18.
El espíritu de la Universidad ha de ser libre, libre de todo tipo de prejuicios, entre otros los de la edad.
En cualquier momento puedes comenzar o dejar una carrera, eso es algo de lo bueno de esto.
Tiene que ser emocionante ser pionero, abrir el camino, sin tener nada prefijado. Una auténtica aventura.
Saludos!