domingo, 24 de julio de 2005

Alfonso Moreno

Ojalá pudiera expresar en un cuadro lo que ayer sentí en el concierto de Alfonso Moreno, pero me temo que no podrá ser por ahora, por que ni siquiera puedo expresarlo con palabras.
Este cantautor malagueño tiene toda mi admiración por que además de ser una gran persona, demuestra de frente y con gracia su grandeza como músico.
Nada más entrar le vimos mi acompañante y yo, estaba al lado de la puerta preparando las últimas cosas. Nos conoce de vista de ir a verle en conciertos desde hace mucho, pero yo hacía un año que no aparecía por ninguno de ellos, así que después de alegrarse mucho de verme me dio un abrazo.
Se ha dejado la melena negra, pero esto no le ha dado más toque roquero del que ya tenía. Comenzó con dos canciones suyas que había escrito hace poco y yo no las conocí, pero pronto empezó a intercalar Maná, Amaral y Eric Clapton. Nacho Artacho que andaba entre los 15 más o menos que eramos no subió a deleitarnos , pero si lo hizo otro cantautor de voz dulce y composiciones cálidas, Pablo Ramirez.
Tras el descanso sigió tocando canciones nuevas y otras no tan nuevas que yo si conocía, y más cuando tiene como acompañamiento a Carlos Jimenez, que hace que escuchar una guitarra sea uno de los mejores placeres de la vida.
Para terminar no podia faltar "mi niña chiquita", en esta canción el acompañamiento de palmas, a veces un poco torpe, se hizo notable hasta entre los asiduos que aguantan la barra del Habana Café. Por que Alfonso anima y llena el espacio cuando se le pone cerca una guitarra.
Cuando alquien a quien admiras está haciendo un concierto para 15 personas a dos metros de ti y te mira fijamente mientras canta, sientes verguenza, pero cuando la superas, sientes el arte más puro que nace solo para ti, aunque sea por 10 segundos. Cuando ya el maestro cambia la letra de la canción para que te sientas identificada/o por que conoce tu vida, eso ya es casi cachondeo, pero es que Alfonso es un travieso.
¿No habeis sentido nunca la magia surguir cuando un grupo de personas disfrutan a la vez de una misma cosa en un segundo contreto de la vida? Lo que los focos verdes disparaban ayer noche sobre Alfonso Moreno y Carlos Jimenez era magia; y no solo duró un segundo sino dos horas.
Morenito te mando desde aquí mi cariño y mi apoyo incondicional, y a todos los que leais este post os digo que vale la pena venir a Málaga aunque solo sea por escuchar a Alfonso Moreno y Carlos Jimenez.

2 comentarios:

Karenina dijo...

cómo me gusta leer que has disfrutado tanto en el concierto. ya me está apeteciendo ir a Málaga para disfrutar de esa música que describes con tanto sentimiento. Tal vez en septiembre, que tengo días libres. Si voy, me encantará conocerte.
Gracias por las opiniones tan maravillosas que has vertido sobre mí. ojalá no te decepcione y alguna sea cierta. No soy tan triste en el trato como puedo parecer cuando escribo. Sé disfrutar de muchas cosas: una canción, un vinito, un abrazo, una charla agradable, un paseo, un baño en la mar, un buen libro...

Un enorme beso Guiomar. Ya eres como mi hermanita pequeña. Seguro que nos conocemos antes de que acaben tus vacaciones.

Guiomar dijo...

Me has dibujado una sonrisa, pues me encantaría que de verdad visitaras Málaga. Es una ciudad con muchas más cosas que sol y playa. Y además me encantaría conocerte e ir contigo a alguno de los conciertillos de Alfonso o disfrutar de una charla o un paseo. Un fuerte abrazo desde el sur Karenina!!! Eres un encanto, y no me digas mucho lo de la hermana mayor que siempre he deseado tener una!!!