lunes, 5 de septiembre de 2005

Cuatro paredes

Hay mucha gente que toma drogas y sus vecinos no se enteran, o sus compañeros de trabajo ni se lo imaginarían. Tampoco hay que reprimirse tanto o ser tan discreto, solo hay que tratar de que las drogas no se conviertan en el centro de tu vida.
Las drogas te crean dependencia de ellas mismas, pero además te crean dependencia de muchas otras cosas: un lugar donde consumirlas, gente que te las suministre, dinero para conseguirlas... Por lo tanto, no es tan sencillo como parece que no se terminen convirtiendo en tu primer pensamiento al despertarte o el último al acostarte.
Las drogas te dretruyen físicamente, pero también psicológicamente. Voy a hablar tan solo de cannabis por que no me creo capacitada para hablar de cualquer otra. Pienso que el cannabis no produce dependencia física, pero sí psicológica, necesitas fumarte un porro para estar tranquilito durante el día. Necesitas estar drogado para reir, por que sino las cosas que te ocurren día a día en el mismo sitio de siempre, en la misma rutina de siempre, no te hacen gracia.
El cannabis te apalanca, te alofetea la cara, te duerme el cuerpo. Las cosas se mueven diferente, tiene otro color, todo te puede hacer gracia, y todo te puede molestar. Es fantástico cuando lo haces con tus amigos un día de moraga o un día de excursión en el campo, pero cuando lo haces cada día, rutinariamente y roboticamente deja de ser fantástico, te vuelve obsesivo y torpe. Te roba la vida, no te das cuenta y te plantas en los veintitantos sin haber hecho nada por la sociedad, sin haber trabajado, sin haber sido útil, pero sobretodo sin haber hecho anda por ti mismo, eres igual de tonto que cuando tenías 14 años, pero más viejo.
Y las madres? dónde dejamos a esas madres? después cuando sus hijos caigan en drogas más destructivas se darán cuenta de que algo no va bien. Y llorarán, llorarán por no haber sabido hacer las cosas bien.
Pero antes de caer en la coca, las pastillas u otras drogas más fuerte, pasarán por ser intermediarios, camellos, se tragarán su moral y le venderán drogas a adolescentes inexpertos si necesitan conseguir más dinero. Le proporcionarán drogas a más personas que quizás terminen como ellos mismos están. Siempre con los ojos rojos, ciegos, sintiendo sueño y risa estúpida. Es un círculo dificil de romper.
Por culpa de gente así muchas personas no podemos disfrutar de un cannabis de calidad y económico. Pero no culpo a nadie, pues no todo el mundo tiene la misma suerte, ni es dotado de personalidad auténtica.
Solo "espero" que algún día, aun a tiempo, se den cuenta de que la vida es mucho más que cuatro paredes.

2 comentarios:

La senda dijo...

Es un tema complejo ciertamente,

yo personalmente no fumo, de hecho lo tuve que dejar un tanto forzado, tanto fumar le llevó a uno al hospital ya joven, y ahora no lo puedo ver.

sinceramente, creo que es una droga.

Referente al canabis, la cosa no la tengo clara, pero a veces a personas les resulta dificil separar entre disfrutar? de algo temporal a llegar a la dependencia.

Y la maria ?

Más de lo mismo, aunque desde luego, no tiene toda la poquería que tiene el tabaco normal.

lo esencial de todo esto, es que cada uno haga lo que quiera con su cuerpo, pero que respete a los que tiene al lado.


un saludo

encontré el blog por - el candil

Anónimo dijo...

ola. bueno yo keria decir k siento perfectamente cada palabra k as ecrito, pork klaro tb soi komplice de eso k llamamos..la vida en un cuadrado.. solo espero komo tu k por favor despierten,,
te kiero treby