sábado, 29 de octubre de 2005

La personalidad

"Acostumbramos a trazar límites demasiado estrechos a nuestra personalidad. Consideramos que solamente pertenece a nuestra persona lo que reconocemos como individual y diferenciador. Pero cada uno de nosotros está constituido por la totalidad del mundo" Pistorius.

Desde que tengo conciencia de la vida, de lo que soy o seré, y de que la Tierra es redonda, he reflexionado muchas veces sobre qué compone nuestra personalidad. Tras leer el gran libro "Demian" (del cual he sacado el párrafo de arriba) he visto todas esas cosas que pensaba desordenadamente, con un cierto orden, y poco a poco me he ido formando un criterio y una opinión, que pienso que es más o menos estable y argumentada.
"yo soy yo y mis circunstancias" eso también lo dijo alguien grande y sabio a mi padrecer, por que creo que es muy cierto. Podemos luchar contra el presente, de echo creo que todos lo hacemos: nos esforzamos, pasamos pruevas y tenemos un objetivo el cual identificamos como lo correcto. Ese objetivo suele ser aprovar, estudiar, conseguir el mejor trabajo posible, y tener una vida feliz. Eso, aunque sea universal o común, es parte de esas múltiples decisiones que vamos tomando, por lo tanto forma parte de nuestro juicio, es decir, de nuestra personalidad. Luego lo haremos como mejor podamos, llegaremos o no llegaremos, pero en el camino lucharemos para que las cosas salgan bien. Durante esa recta con curvas que es la vida, nos formamos. Podemos luchar contra el presente, pero no contra el pasado. Lo que queda a nuestra espalda nos formó, nos hizo ser lo que somos en el momento que leemos este texto reiterativo. Aunque vivamos mucho sufrimiento injusto, aunque nos pasen cosas horrosas, debemos luchas por lo que deseamos, debemos ser fiel a nosotros mismos.
La vida es algo que se traza sola, pues no podemos controlarlo todo, pero por ello, no podemos permitir que nuestra personalidad la tracen también las circunstancias. No podemos guarecernos en la excusa de que la vida nos hizo sufrir mucho, por que seguro que tuvimos un momento para reflexionar, para buscarnos y querernos a nosotros mismos. Quizás no consiguamos nuestro sueño, pero bastará con saber cual es e intentar realizarlo, pues así, y solo así, habremos triunfado.

4 comentarios:

Julio dijo...

Un post muy lúcido y penetrante.
Gracias!

Cloud dijo...

Sigo siendo de la opinión que tu ya sabes. Para mí las circustancias son muy decisivas a la hora de formar la personalidad. Una persona que todo lo que quiera lo reciba y le satisfaga psiquicamente no tiene la necesidad de ésta para pararse a reflexionar sobre cualquier cosa.

En cambio, no todos viven los problemas igual, no todos los sufren igual y no todos los resuelven igual. Los problemas dan vida a la personalidad, porque es cuando comprobamos cómo reaccionamos. He hecho X porque soy X.

Recalco lo de que los problemas dan vida a la personalidad. No digo que una persona sin éstos no tenga personalidad, sino que es mucho más pobre que alguien que la está definiendo en prácticas extremas constantemente.

dama_oscura dijo...

Parece que la universidad te ha absorbido eh? Nos has abandonado! :-(.
Espero que pronto tengas un poquito de tiempo para seguir escribiendo y contándonos cosillas.
Besitos.

Guiomar dijo...

la mayoría de nosotros cree conocerse a si mismo y a la gente a la que quiere, por eso cuando pasa algo increible en la vida, y terminas en un sitio muy diferente al que tenías pensado para ti y para los tuyos dices "qué de vueltas da la vida". No es que de vueltas, sino que no debes trazar límites, no debes esperar nada especial, ni concreto.
Nunca nos conocemos totalmente, y mucho conocemos a los demás. Todo es posible, todo es lo que es.